Escrito por

¿Qué es la diabetes? Causas, sintomas, prevencion y tratamiento

La diabetes es una enfermedad que se presenta cuando la glucosa en la sangre, es demasiado alta. Es una enfermedad que afecta a millones de personas en el mundo y aunque desgraciadamente no tiene cura, sí se puede tratar y convivir con ella. Os hablamos a continuación de ¿Qué es la diabetes? Causas, síntomas, prevención y tratamiento.

¿Que es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad que se presenta cuando la glucosa en la sangre, también llamada glucemia, tiene niveles que son demasiado altos. La glucosa en la sangre es nuestra principal fuente de energía y proviene de los alimentos que comemos. La insulina, una hormona producida por el páncreas, ayuda a que la glucosa de los alimentos ingrese a las células que se utilizan para producir energía.

Sin embargo, a veces puede ocurrir que no se produzca insulina o que se produzca poca o que no se metabolice bien. En este caso, la glucosa permanece en la sangre y no llega a las células.

Con el tiempo, tener demasiada glucosa en la sangre puede causar problemas de salud. Desafortunadamente, en este momento la diabetes no tiene cura, pero es posible tomar medidas para manejarla mantenerse saludable.

Tipos de diabetes

Dentro de la enfermedad, existen distintos tipos de diabetes siendo las más comunes la del tipo 1, tipo 2 y gestacional. Otros tipos menos comunes incluyen la diabetes monogénica, que es una forma hereditaria y la asociada con la fibrosis quística.

Diabetes Tipo 1

La diabetes tipo 1 ocurre cuando el sistema inmunológico, el sistema del cuerpo para combatir infecciones, ataca y destruye las células beta pancreáticas que son responsables de producir insulina.

Los científicos creen que el tipo 1 está causado por genes y factores ambientales, como los virus, que podrían causar la enfermedad.

Diabetes Tipo 2

La diabetes del tipo 2 se produce cuando el cuerpo no produce o usa bien la insulina. El tipo 2 puede desarrollarse a cualquier edad, incluso durante la infancia. Sin embargo, este tipo de enfermedad se presenta con mayor frecuencia en personas de mediana edad y de edad avanzada.

Esta es la forma más común de diabetes, y está causado por varios factores, incluidos los factores genéticos y de la vida.

La diabetes tipo 2 es más probable que se desarrolle si tienes 45 años o más, tienes antecedentes familiares de la enfermedad o tienes sobrepeso.

La inactividad física, la raza y algunos problemas de salud, como la presión arterial alta, también pueden afectar el desarrollo de Tipo 2.

El tipo 2 también es más probable que se desarrolle si sufre de prediabetes o tienes problemas de gestación durante el embarazo.

Diabetes gestacional

La diabetes gestacional se desarrolla en algunas mujeres cuando están embarazadas. La mayoría de las veces, este tipo desaparece después de que nace el bebé. Sin embargo, si tuvo un tipo de gestación, es más probable que desarrolles el Tipo 2 más adelante.

Los científicos creen que la diabetes gestacional, un tipo de diabetes que se desarrolla durante el embarazo, es causada por cambios hormonales en el embarazo junto con factores genéticos y de estilo de vida.

Las hormonas producidas por la placenta contribuyen a la resistencia a la insulina, que ocurre en todas las mujeres al final del embarazo. La mayoría de las mujeres embarazadas pueden producir suficiente insulina para superar la resistencia a la insulina, pero algunas fallan.

La diabetes gestacional ocurre cuando el páncreas no produce suficiente insulina. En cuanto al tipo 2, el peso adicional está vinculado a la diabetes gestacional. Las mujeres con sobrepeso u obesas ya pueden tener resistencia a la insulina cuando quedan embarazadas. El aumento de peso excesivo durante el embarazo también puede ser un factor desencadenante.

Tener antecedentes familiares que han tenido esta enfermedad aumenta las posibilidades de que una mujer desarrolle diabetes gestacional, lo que sugiere que los genes desempeñan un papel en la aparición de la enfermedad.

Causas de la diabetes

Los factores que pueden causar la aparición de la enfermedad son muchos: genes, factores ambientales, sobrepeso y estilo de vida, resistencia a la insulina así como antecedentes familiares. Los vemos a continuación, al detalle.

Mutaciones genéticas

La diabetes monogénica es causada por mutaciones o cambios en un solo gen. Estos cambios generalmente han pasado a la familia, pero a veces la mutación genética puede ocurrir sola. La mayoría de estas mutaciones genéticas causan la enfermedad, lo que hace que el páncreas sea menos capaz de producir insulina.

Los tipos más comunes de diabetes monogénica son la neonatal y la del tipo MODY, que recibe su nombre por la abreviatura de la frase, en inglés, Maturity Onset Diabetes of the Young (diabetes de inicio en la madurez de los jóvenes), que ocurre en los primeros años de vida o más frecuentemente durante la adolescencia.

La neonatal ocurre en los primeros 6 meses de vida, mientras que los médicos generalmente diagnostican MODY durante la adolescencia o en la edad adulta, pero a veces la enfermedad no se diagnostica hasta la edad avanzada.

Por otro lado, algunas enfermedades hormonales hacen que el cuerpo produzca demasiadas hormonas, que a veces causan resistencia a la insulina y diabetes, entre ellas tenemos el síndrome de Cushing que ocurre cuando el cuerpo produce demasiado cortisol, a menudo llamado la «hormona del estrés», la acromegalia que se produce cuando el cuerpo produce demasiada hormona de crecimiento, o el hipertiroidismo que se da cuando la glándula tiroides produce demasiada hormona tiroidea.

A lo señalado, sufrir una pancreatitis puede dañar también las células beta o hacer que sean menos capaces de producir insulina, lo que resulta en diabetes. Si se extirpa el páncreas dañado, la enfermedad se producirá debido a la pérdida de células beta.

Medicamentos

A veces, ciertos medicamentos pueden dañar las células beta o alterar el funcionamiento de la insulina.

Estos incluyen:

  • La niacina, un tipo de vitamina B3.
  • Algunos tipos de diuréticos, también llamados píldoras de agua.
  • Medicamentos anticonvulsivos
  • Medicamentos psiquiátricos
  • Medicamentos para el tratamiento del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)
  • Pentamidina, un medicamento utilizado para tratar un tipo de neumonía.
  • Glucocorticoides: medicamentos utilizados para tratar enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide, el asma, el lupus y la rettocolitis ulcerosa.
  • Medicamentos contra el rechazo, utilizados para prevenir que el cuerpo rechace un órgano trasplantado.
  • Las estatinas, que son medicamentos para reducir los niveles de colesterol LDL («malo»), pueden aumentar ligeramente la probabilidad de desarrollar diabetes. Sin embargo, las estatinas ayudan a proteger contra enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. Por esta razón, los fuertes beneficios de tomar estatinas superan la pequeña probabilidad de desarrollar diabetes.

Si tomas alguno de estos medicamentos y está preocupado por sus efectos secundarios, hable con su médico.

Sobrepeso, obesidad e inactividad física.

Es más probable que desarrolles diabetes tipo 2 si no eres físicamente activo y tienes sobrepeso u obesidad. El peso extra a veces causa resistencia a la insulina y es común en personas con diabetes tipo 2. La ubicación de la grasa corporal también marca una diferencia. La grasa abdominal adicional está relacionada con la resistencia a la insulina, la diabetes tipo 2 y la enfermedad del corazón y los vasos sanguíneo.

Resistencia a la insulina

La diabetes tipo 2 generalmente comienza con la resistencia a la insulina , una condición en la cual las células musculares, hepáticas y grasas no usan bien la insulina. Como resultado, tu cuerpo necesita más insulina para ayudar a que la glucosa ingrese a las células. Al principio, el páncreas produce más insulina para satisfacer la demanda adicional. Con el tiempo, el páncreas no puede producir suficiente insulina y los niveles de glucosa en la sangre aumentan.

Síntomas de la diabetes

Los síntomas de la diabetes, sobre todo aquellos que corresponden al tipo 2, suelen ser bastante claros. Entre ellos tenemos:

  1. Aumento de la sed y la micción
  2. Aumento del hambre
  3. Fatiga
  4. Visión borrosa
  5. Entumecimiento u hormigueo en los pies o manos
  6. Llagas que no sanan.
  7. Pérdida de peso inexplicable

Los síntomas de la diabetes tipo 1 pueden comenzar rápidamente en un par de semanas, mientras que los síntomas tipo 2 a menudo se desarrollan lentamente, durante varios años, y pueden ser tan leves que tal vez ni siquiera se noten.

Muchas personas con diabetes tipo 2 no tienen síntomas. Algunas personas no saben que tienen la enfermedad hasta que tienen problemas de salud relacionados con la diabetes, como visión borrosa o problemas cardíacos.

Prevención contra la diabetes

Hacer algunos cambios en el estilo de vida puede reducir dramáticamente las posibilidades de desarrollar diabetes y en concreto, la del tipo 2. Los mismos cambios también pueden disminuir las posibilidades de desarrollar enfermedades del corazón y algunos tipos de cáncer.

Controla tu peso

El exceso de peso es la causa más importante de la diabetes tipo 2. Tener sobrepeso aumenta las posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2 siete veces. Ser obeso hace que tengas 20 a 40 veces más probabilidades de desarrollar diabetes que alguien con un peso saludable.

Perder peso puede ayudar si tu peso está por encima del rango de peso saludable. Perder entre un 7 y un 10 por ciento de tu peso actual puede reducir tus posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2 a la mitad.

Muévete y apaga la televisión

La inactividad promueve la diabetes. Trabajar los músculos con más frecuencia y hacer que trabajen más duro mejora tu capacidad para usar la insulina y absorber la glucosa. Esto provoca menos estrés en tus células productoras de insulina.

Llevar a cabo largos períodos de ejercicio caliente y sudoroso no son necesarios para obtener este beneficio. Varios estudios sugieren que caminar enérgicamente durante media hora todos los días reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en un 30 por ciento.

Afina tu dieta

Varios son los cambios que puedes realizar para evitar o prevenir la diabetes e incluso para llevar a cabo en el caso de que ya te la hayan diagnosticado. Este punto lo veremo más adelante.

Deja de fumar y beber

Los fumadores son aproximadamente 50 por ciento más propensos a desarrollar diabetes que los no fumadores, y los fumadores pesados ​​tienen un riesgo aún mayor.

Por otro lado el consumo moderado de alcohol reduce el riesgo de padecer diabates o de padecer enfermedad cardíaca. Las cantidades moderadas de alcohol (hasta una bebida al día para las mujeres, hasta dos bebidas al día para los hombres) aumentan la eficacia de la insulina para obtener glucosa dentro de las células. Si ya bebes alcohol, la clave es mantener tu consumo en un rango moderado, ya que mayores cantidades de alcohol podrían aumentar el riesgo de diabetes. Si no bebes alcohol, no hay necesidad de comenzar; puede obtener los mismos beneficios al perder peso, hacer más ejercicio y cambiar tus patrones de alimentación.

Tratamientos contra la diabetes

Los conceptos básicos para el tratamiento de la diabetes son llevar un estilo de vida correcto y la nutrición adecuada, adaptados al tipo de diabetes, edad, grado de sobrepeso y necesidades diarias individuales.

La diabetes tipo 1 se trata con insulina en múltiples administraciones durante el día, mientras que para la diabetes tipo 2 existen numerosos medicamentos, elegidos en función de las características y necesidades del paciente individual. En algunos casos, la insulina también puede ser una opción terapéutica para la diabetes tipo 2. En las personas con diabetes, los factores de riesgo vascular, como la hipertensión arterial y los valores altos de colesterol, siempre deben controlarse adecuadamente con atención específica.

También existen terapias especiales de alto valor tecnológico, indicadas para pacientes seleccionados. La bomba de insulina es una bomba pequeña del tamaño de una baraja de naipes que permite la administración de insulina de forma continua y en cantidades variables en diferentes momentos del día, en las comidas o en momentos de ayuno entre comidas. La terapia de insulina con una bomba está indicada en pacientes con diabetes tipo 1 en los que la terapia de insulina con múltiples inyecciones no permite lograr y mantener un control glucémico suficiente. Algunas veces, las herramientas para el monitoreo continuo de la glucosa se utilizan tanto para evaluaciones de diagnóstico ocasionales como para modificar la terapia de insulina con la bomba basada en lecturas de glucosa. Los sistemas actualmente disponibles permiten el uso de sensores insertados temporalmente debajo de la piel y conectados a instrumentos de grabación portátiles.

Dieta para la diabetes

En cuanto a la dieta para tratar la diabetes y también como no, para evitarla, puedes aplicar los siguientes consejos:

Elige granos integrales y productos integrales en lugar de carbohidratos

Existe evidencia convincente de que las dietas ricas en granos enteros protegen contra la diabetes, mientras que las dietas ricas en carbohidratos refinados aumentan el riesgo.

Los granos enteros no contienen un nutriente mágico que combata la diabetes y mejora la salud. El salvado y la fibra en los granos enteros hacen que sea más difícil para las enzimas digestivas descomponer los almidones en glucosa. Esto conduce a aumentos más bajos y más lentos del azúcar en la sangre y la insulina, y un índice glucémico más bajo. Como resultado, estresan menos la maquinaria de producción de insulina del cuerpo y, por lo tanto, pueden ayudar a prevenir la diabetes tipo 2. Los granos integrales también son ricos en vitaminas esenciales, minerales y fitoquímicos que pueden ayudar a reducir el riesgo de diabetes.

En contraste, el pan blanco, el arroz blanco, el puré de papas, las rosquillas, los bagels y muchos cereales para el desayuno tienen lo que se denomina alto índice glucémico y carga glucémica. Eso significa que causan picos sostenidos en el azúcar en la sangre y los niveles de insulina, lo que a su vez puede aumentar el riesgo de diabetes.

Omite las bebidas azucaradas y elige agua, café o té.

Al igual que los granos refinados, las bebidas azucaradas tienen una alta carga glucémica, y beberlas se asocia con un mayor riesgo de diabetes.

Por cada lata o botella de una bebida azucarada que tomas, tu riesgo de diabetes tipo 2 aumenta un 25 por ciento. Los estudios también sugieren que las bebidas de frutas, no son la opción saludable que los anuncios de alimentos a menudo representan ya que están también cargadas de azúcar.

¿Qué beber en lugar de las cosas azucaradas? El agua es una excelente opción. El café y el té también son buenos sustitutos sin calorías de las bebidas azucaradas (siempre y cuando no las cargues con azúcar). Y hay evidencia convincente de que el café puede ayudar a proteger contra la diabetes; las investigaciones emergentes sugieren que el té también puede tener beneficios para la prevención de la diabetes, pero se necesita más investigación.

Elige grasas buenas en lugar de grasas malas.

Los tipos de grasas en tu dieta también pueden afectar el desarrollo de la diabetes. Las grasas buenas, como las grasas poliinsaturadas que se encuentran en los aceites vegetales líquidos, nueces y semillas pueden ayudar a prevenir la diabetes tipo 2. (Las grasas trans hacen exactamente lo contrario. Estas grasas malas se encuentran en muchas margarinas, productos horneados empacados, alimentos fritos en la mayoría de los restaurantes de comida rápida y en cualquier producto que incluya “aceite vegetal parcialmente hidrogenado” en la etiqueta. Comer grasas poliinsaturadas de pescado, también conocidas como grasas “de cadena larga omega 3” o “grasas omega 3 marinas”, no protege contra la diabetes, a pesar de que existe mucha evidencia de que estas grasas omega 3 marinas ayudan a prevenir enfermedades del corazón. Si ya tienes diabetes, comer pescado puede ayudarte a protegerse contra un ataque cardíaco o morir de una enfermedad cardíaca.

Limita las carnes rojas y evite las carnes procesadas

Comer carne roja (carne de res, cerdo, cordero) y carne roja procesada (tocino, salchichas, carnes frías) aumenta el riesgo de diabetes, incluso entre las personas que consumen solo pequeñas cantidades. Varios estudios han descubierto que comer solo una porción de 100 gramos de carne roja, aumenta el riesgo de diabetes tipo 2 en un 20 por ciento. Comer cantidades incluso menores de carne roja procesada cada día aumenta el riesgo de diabetes en un 51 por ciento.

Por ello, cambiar la carne roja o la carne roja procesada por una fuente de proteína más saludable, como nueces, productos lácteos bajos en grasa, pollo o pescado, o por granos integrales reduce el riesgo de diabetes hasta en un 35 por ciento.

Puede ser que el alto contenido de hierro de la carne roja disminuyr la efectividad de la insulina o dañe las células que producen la insulina; los altos niveles de sodio y nitritos (conservantes) en las carnes rojas procesadas también pueden ser los culpables. Las carnes rojas y procesadas son un sello distintivo del poco saludable patrón de dieta «occidental», que parece desencadenar la diabetes en personas que ya están en riesgo genético.

Artículo de interés:

¿Qué es la diabetes? Causas, sintomas, prevencion y tratamiento
1 voto

¿Qué es lo que piensas?