Los mejores champús sin sulfatos del mercado 2020

Los champús sin sulfatos son la mejor opción de champú si notas que tu pelo está reseco, debilitado, con las puntas abiertas o si sufres de irritación del cuero cabelludo, pero lo cierto es que el mercado está plagado de ellos, de modo que puede que dudes qué champú elegir. Conozcamos a continuación, los mejores […]
MirnaTherapeutics

Los champús sin sulfatos son la mejor opción de champú si notas que tu pelo está reseco, debilitado, con las puntas abiertas o si sufres de irritación del cuero cabelludo, pero lo cierto es que el mercado está plagado de ellos, de modo que puede que dudes qué champú elegir. Conozcamos a continuación, los mejores champús sin sulfatos del mercado 2020.

Qué  son los sulfatos

Hablar de sulfatos, es hacerlo de uno de los ingredientes más comunes no solo en los champús para el pelo, sino también en otros muchos productos de cosmética, como el gel del ducha o también, la pasta de dientes. También suelen estar presentes en el detergente de platos y otros muchos limpiadores que se usan para eliminar la grasa.

En la Tierra, el sulfato es un ion poliatómico de origen natural que consta de un átomo de azufre central rodeado por cuatro átomos de oxígeno. Su fórmula química es SO 4 2- . Los átomos de oxígeno están dispuestos en una estructura tetraédrica, y dentro de la estructura, el átomo de azufre está en el estado de oxidación +6 mientras que cada uno de los átomos de oxígeno está en el estado de oxidación -2. De ahí la carga -2 global del ion. Los sulfatos son sales que se producen al combinar ácido sulfúrico con otras sustancias.

Los sulfatos son comunes en la estructura geofísica de la Tierra y forman compuestos con una gran cantidad de metales. Algunas de las combinaciones de cationes y aniones más comunes son el sulfato de calcio hidratado, que es el yeso que se encuentra en los paneles de yeso; sulfato de magnesio o sales de Epsom; y sulfato de cobre, que es un algicida. De hecho, hay cientos de minerales en la corteza terrestre que contienen sulfato como uno de sus componentes.

Pero cuando hablamos de champús, tenemos que decir que el sulfato es un tensioactivo, lo que significa que atrae tanto el aceite como el agua, y es en gran parte responsable de la acción espumante que tienen los champús, así como los jabones o el detergente. El sulfato más común que se encuentra en los productos de limpieza es el laureth sulfato de sodio o SLES. Se deriva de la vaselina. De modo que es es otro nombre para la vaselina, que a su vez se deriva del petróleo.

También los sulfatos de los champús se pueden identificar como lauril sulfato de sodio o lauril sulfato de amonio (SLS y ALS, respectivamente.) Son ingredientes muy económicos y funcionan bien como detergente, pero nuestro delicado cuero cabelludo, cabello y folículos pilosos no pueden manejar estos químicos agresivos, especialmente a medida que envejecemos.

Por qué los sulfatos son malos para el pelo

En el champú, los sulfatos ayudan a descomponer el aceite, la suciedad y la acumulación que dejan los productos para el cabello. Sin embargo, también son bastante dañinos, ya que eliminan los aceites y las proteínas naturales que mantienen el cabello saludable y secan el cuero cabelludo. Además, los sulfatos pueden causar irritación de la piel, resequedad del cuero cabelludo y caspa, caída del cabello y desvanecerán rápidamente el cabello tratado con color. El hecho es que, a pesar de su poder limpiador, los sulfatos no son un ingrediente imprescindible para un buen cuidado del cabello.  

Otros efectos de los sulfatos:

Debido a que los sulfatos resecan la piel, pueden comenzar a irritarte no solo el cuero cabelludo, sino que además, también algunas personas pueden sufrir de irritación en la cara, el pecho y la espalda e incluso podrían ser la causa de un exceso de acné. Si el champú no se enjuaga completamente o se usa con demasiada frecuencia, puede dejar un residuo de detergente en la piel que hace que produzca más grasa. Mientras que la piel depende de los aceites para mantenerla flexible, hidratada y saludable, ya que los poros secretan aceite para eliminar las toxinas de la piel y restaurar un tono de piel uniforme y equilibrado, demasiado aceite puede causar brotes, piel grasa y cabello graso.

Si tiene alergias, eccema, acné o piel sensible, ¡vale la pena echarle un vistazo a los champús sin sulfato!

Por otro lado, se dice también que el cabello rizado pierde vida o definición por culpa de los sulfatos, que debido a que eliminan el sebo, impide que los rizos se puedan mantener naturales y además que sea más complicado dominarlos.

Son muchas las personas que utilizan champús de alta gama, pero los resultados están lejos de ser satisfactorios. Para limitar la caída y el debilitamiento del cabello, nada mejor que optar por productos sin sulfatos. Pero como se venden de muchas marcas, encontrar el ideal se convierte en una tarea difícil. Para reducir tu esfuerzo de investigación, te mostramos ahora cuáles son los mejores champús sin sulfatos actualmente.

Qué quiere decir un champú sin sulfatos

Los champús sin sulfatos son aquellos que no cuentan entre sus ingredientes, con SLS, o lauril sulfato de sodio, un tensioactivo aniónico de uso frecuente en detergentes y champús, incluidos los orgánicos, ni tampoco SLES, es decir, lauril sulfato de sodio, un agente de lavado no ecológico.

Los SLS y SLES son los sulfatos más utilizados para champús, jabones, detergentes y otros muchos limpiadores. Su eficacia radica en su poder desengrasante ya que debido a su composición, al mezclarse con agua, generan una gran cantidad de espuma, capaz de arrastrar consigo todo tipo de suciedad o grasas, y no solo nos referimos a las del pelo. Los sulfatos provocan que la grasa en cualquier tipo de contexto en el que la podamos encontrar desaparezca, pero en el caso concreto del cabello, tenemos que decir que con estos tensioactivos tan potentes, además de la suciedad del pelo, también eliminan la grasa natural de nuestro pelo, es decir, el sebo, que actúa como barrera protectora para nuestro cuero cabelludo y folículos pilosos.

Por ello, muchas son las personas que acaban experimentando irritación en el cuero cabelludo, picor, y también como no, acaban notando como su pelo se ve más apagado, encrespado y en algunos casos incluso parece verse más grasoso, ya que en realidad obligamos a que nuestro cuero cabelludo genere más sebo para poder reparar el daño que acabamos haciendo al utilizar sulfatos.

De este modo, entran en juego los champús sin sulfatos que no quiere decir que no lleven tensioactivos. Puede que la gran mayoría de los que encontramos actualmente en el mercado, se promocionen a partir de ingredientes naturales como el aceite de argán o el de coco, pero lo cierto es que si nos fijamos, nos daremos cuenta que también están elaborados a partir de otros tensioactivos que a diferencia de los sulfatos, son calmantes y nos permiten limpiar el cabello sin que a la larga, el pelo se dañe.

Champú Kéranove Naturanove Bio Gentle

Si has usado diferentes tratamientos para el cabello antes, sabrás que a veces resulta complicado saber si estás comprando un producto orgánico. Para ayudarte a determinar dónde comprar el mejor champú sin sulfato rico en ingredientes naturales, te aconsejamos este producto.

El fabricante reúne todos los componentes de plantas para cuidar del cabello, como la flor de caléndula, el jugo de aloe vera y el coco. Es por eso que te promete un uso seguro.

Al estar formulado con agentes espumantes naturales, unas gotas son suficientes para que tu cabello recupere su flexibilidad y vitalidad. Además, facilita el peinado y afloja los nudos entre las hebras. Lo podéis comprar en Amazon en un bote de 600 Mililitros por 25,29 €.

Champú y acondicionador de aceite de argán Grace & Stella Co

Si está acostumbrado a comparar champús después de la compra, probablemente apreciarás el aroma de esta variación. Después de abrir el paquete, el aroma de las 2 botellas seduce de inmediato. Más bien femenina, la fragancia puede ser extremadamente agradable. Después de lavarte el cabello, el champú deja un olor notable.

Si este artículo encuentra su lugar en nuestra selección es porque es uno de los champús utilizados por estilistas más populares del mercado. Atrae la atención de los compradores por su alto contenido en sustancias oleaginosas y naturales.

Grace & Stella Co mezcla argán, jojoba, aceite de macadamia y aloe para reparar el cabello seco y dañado. Con este tipo de composición, las fibras de tu cabello se recuperan lo suficientemente rápido y recuperan humedad, ligereza y vitalidad. Además se vende en «pack» con un acondicionador, igualmente eficaz. Lo podéis encontrar en Amazon a un precio de 17,98 €.

Champú L’Oréal Paris Botanicals Infusion Richesse para cabellos secos

Para los compradores leales a los productos de L’Oréal, este champú sin sulfatos, ni siliconas ni tampoco parabenos, los hará felices. Contiene ingredientes suavizantes capaces de tratar el cabello seco. Estos incluyen aceite de soja, coco y cártamo, por ejemplo. Por tanto, este champú se puede clasificar como uno de los de mejor rendimiento entre los productos hidratantes y tonificantes.

El artículo es agradable de aplicar gracias a su dulce fragancia. Emite un buen olor que no se desvanece después de varias horas. Hace un poco de espuma y deja tu cabello brillante y suave. Su textura reconstituyente nutre las fibras capilares hasta la raíz y les aporta vitalidad y flexibilidad. Se vende en un bote de 400 ml con un dispensador de modo que es de fácil aplicación. Su precio está en torno a los 18,15 €.

Champú Natural Anticaída Damin Bio Nature

Si deseas un champú sin sulfatos que además de cuidar el cabello, te permita tratar también un problema de caída de cabello, este puede ser uno de los mejores productos. Este tratamiento natural anticaída está elaborado con los ingredientes orgánicos más utilizados por las principales marcas.

Damin Bio Nature incluye aloe vera y aceite de linaza en su fórmula, gracias a su capacidad para rellenar los huecos del cabello. Este modelo es, por tanto, el producto ideal para reparar a los más folículos pilosos más vulnerables. Junto con la baba de caracol, el champú hidrata y nutre los folículos pilosos dañados. Acelera su recuperación para que recuperen su calidad natural.

Además, Damin se basa en el romero, que es una de las plantas tonificantes. Es apreciado por su capacidad para estimular el crecimiento del cabello. Limita el riesgo de caída prematura. Gracias a todas estas importantes ventajas, Damin Bio Nature bien podría ganar el título de la mejor marca de champús sin sulfato. Si deseas comprarlo puedes hacerlo en Amazon. El bote es de 200 ml a un precio de 15,94 €.

Echosline Champú Seliar KERATIN Post tratamiento keratina

Dado que el alisamiento con keratina ataca el cabello con alta frecuencia, cualquier mujer busca un tratamiento que lo haga durar el mayor tiempo posible. No busque más, este champú de Seliar te permite mantener tu cabello en buen estado de salud y bien peinado durante mucho tiempo. Con su composición rica en queratina y argán, el champú deja tu cabello suave, brillante y sedoso.

Para ello, no hay nada más sencillo que aplicarlo sobre la melena mojada. Masajea hasta que estés segura de que el producto está funcionando. Una vez hecho esto, todo lo que tienes que hacer es enjuagar con agua limpia.

El artículo es particularmente adecuado para cabello rizado. Bastan unas gotas para obtener un resultado satisfactorio. Por lo tanto, no te quedarás sin tu tratamiento unas pocas semanas. A pesar de todos estos puntos fuertes, es también un champú más económico que los antes mencionados. Por lo tanto, es posible apropiarse de un artículo con cero sulfato sin gastar una suma astronómica. Se vende en algunas parafarmacias y también en Amazon. El bote es de 1000 ml y el precio es de 14,99 €.

Champú y acondicionador de aceite de argán Magiforet

Este artículo es conocido por su capacidad para hacer que tu cabello se vea brillante y suave. A diferencia de otros tratamientos sin sulfatos, este no engrasa el cabello, manteniendo su elasticidad y resistencia.

Su fórmula natural a base de aceite de jojoba, semilla de camelia, aguacate y queratina botánica corrige y revitaliza el cuero cabelludo dañado. Con sus propiedades hidratantes, el producto restaura la humedad dentro de las fibras capilares para que recuperen un aspecto hermoso.

Como sus ingredientes son de origen vegetal, su aplicación sigue siendo segura. El tratamiento está desprovisto de cualquier componente químico, ya sea sulfato o parabeno. En este sentido, puede ser utilizado por cualquier persona incluso por personas con piel sensible. El champú deja un agradable aroma en el peinado que dura horas incluso después del enjuague. Lo encontráis en Amazon con un pack que tiene un precio de 26,48 €.

También te puede interesar