Cómo usar un champú sin sulfatos

Los champús sin sulfatos parecen ser la solución para lavar el cabello y además conseguir que lo cuidemos evitando problemas que suelen surgir al utilizar sulfatos, como por ejemplo la irritación o que el pelo se vea reseco. Eso sí, será importante saber cómo usar un champú sin sulfatos, algo que os explicamos a continuación, además […]

Los champús sin sulfatos parecen ser la solución para lavar el cabello y además conseguir que lo cuidemos evitando problemas que suelen surgir al utilizar sulfatos, como por ejemplo la irritación o que el pelo se vea reseco. Eso sí, será importante saber cómo usar un champú sin sulfatos, algo que os explicamos a continuación, además de hablaros sobre cuándo será bueno usarlos.

champús mujer

Cómo usar un champú sin sulfatos

Usar un champú sin sulfatos no tiene ningún misterio especial, pero en el caso de haber usado un champú con sulfatos de forma regular durante toda tu vida, puede hacer que tengas dudas a la hora de saber si debes aplicar una mayor cantidad de producto o si es normal que no haga espuma, aunque debes de conocer los champús sin sulfatos del mercado para poder elegir el mejor para ti.

champú natural

De hecho, una de las cosas que más suele sorprender cuando comenzamos a usar un champú sin sulfatos es comprobar como apenas hacen espuma o de hecho, no se genera nada, de modo que puede que comencemos a lavar el pelo y al no ver espuma y jabón, pensemos que estamos haciendo algo mal o como hemos mencionado que acabemos gastando una mayor cantidad de champú.

Por ello, será bueno que os ofrezcamos una serie de pasos para saber cómo lavar el pelo con un champú sin sulfatos de forma correcta. Son estos:

  • Como acabamos de mencionar nada más comenzar a aplicar el champú sin sulfatos, notarás como habrá menos burbujas: puede parecer contradictorio lavarse el cabello con algo que no haga espuma, pero recuerda que a su nuevo champú le falta el responsable de esas burbujas (el sulfato). Es importante recordar que esto no significa que su cabello no esté limpio.
  • Lo que tienes que hacer en realidad es añadir más agua y no más producto. Piensa en todo lo que sabes sobre lavarse el cabello. Ahora tira todo eso por la ventana. Porque con el champú sin sulfatos básicamente haces lo contrario. La tendencia con el champú sin sulfatos es querer agregar más producto porque no es lo suficientemente burbujeante, pero la cuestión es: nunca será lo suficientemente burbujeante (porque no tiene sulfatos). Más agua ayudará a activar los nutrientes del champú para ayudar a limpiar el cabello. Por el lado positivo, probablemente también usará menos producto.
  • Debes también hacer más trabajo con el enjuague: cuando usamos un champú que contiene sulfatos, es fácil saber cuando el cabello se ha enjuagado correctamente porque no hay burbujas. Sin embargo, con el champú sin sulfatos, debes concentrarte más en la limpieza. Esto significa aplicar los productos en el cabello correctamente, masajear bien el cuero cabelludo y enjuagar con diligencia para asegurarte de que no te quede ni resto de producto. Si no te has enjuagado correctamente, tu cabello se sentirá pesado y podría verse grasoso.

Puede que al principio el uso de un champú sin sulfatos suponga una especie de reto para averiguar si realmente estamos lavando bien el pelo, pero tenemos que ser insistentes y no desanimarnos aunque notemos cambios en nuestro cabello. Poco a poco te acostumbrarás a lavar el pelo sin la necesidad de los sulfatos y en definitiva, sin espuma, y también comprobarás como cualquier problema o efecto generado por los sulfatos, desaparecerá por completo.

Cuándo usar un champú sin sulfatos

Pasar a los champús sin sulfato es algo que podemos hacer todos, ya que de hecho, este tipo de champús se adaptan o son aptos a cualquier tipo de pelo; pero es posible también que haya personas que agradecerán el uso de este tipo de champús al notar sus beneficios sobre algunos problemas capilares específicos, esta es solo una de sus muchas ventajas.

diferentes champús para pelo

Es el caso por ejemplo, de aquellas personas que sufren de piel sensible o con picazón, o que han notado que tienen el cuero cabelludo seco, ya que al cambiar a un champú libre de sulfatos puede ayudar a aliviar algunos de esos síntomas.

Por otro lado, también podemos señalar otras situaciones en las que será aconsejable el uso de un champú que no tenga sulfatos. Son estas:

Si tienes el pelo teñido o te has aplicado un tratamiento de queratina

Hay quien dice que cualquier champú que apliques sobre un pelo teñido o alisado con queratina provocará que el color o el efecto alisado desaparezcan más rápidamente, pero lo cierto es que los sulfatos, al dañar y debilitar los folículos pilosos suelen provocar que el tinte no aguante tanto tiempo y lo mismo ocurrirá con la queratina. En cambio si usas un champú sin sulfatos, podrás mantener el sebo en tu cuero cabelludo, de modo que los folículos pilosos estarán protegidos y con ello, que al teñir o alisar el pelo, el tinte y la queratina aguante más tiempo.

Si tienes el pelo rizado

Lo mismo podemos decirte si tienes el pelo rizado. Este tipo de pelo es fácil que se reseque y se vea encrespado si usamos champús sin sulfatos, pero si nos pasamos a uno que no contenga estos desengrasantes, conseguiremos que los aceites naturales de nuestro pelo se mantengan, provocando que nuestros rizos estén más hidratados, se  vean mucho más definidos, y que además no nos cueste tanto peinarnos.

Si tienes el pelo enredado o con mucho «frizz»

Un pelo con muchos problemas de encrespamiento o que se enreda nada más mojarlo, es un pelo que tal vez ha estado sometido a una gran cantidad de sulfatos durante demasiado tiempo. Si estás cansada (o cansado) de lavarte el pelo y notar que el pelo es una maraña imposible de desenredar incluso estando mojado, prueba a pasarte a los champús sin sulfatos. Desde la primera aplicación notarás que los problemas de encrespamiento y enredos desaparecen y cómo además, te es más fácil mantener el peinado durante todo el día.

Si tienes el pelo reseco y apagado

Un pelo reseco, apagado y además debilitado, que además tenga las puntas abiertas puede provocar nuestra desesperación, pero no debes preocuparte. Notarás como tu pelo cambia a mejor en cuanto cambies a un pelo sin sulfatos, ya que tu cuero cabelludo reanudará la producción de sebo y con ello que el pelo esté protegido ante los agentes externos, y la suciedad, y que poco a poco tu pelo recuperé toda la calidad del pasado.

Ahora que sabes exactamente cómo usar un champú sin sulfatos y cuando es aconsejable usarlo, ¿a qué estás esperando?.

También te puede interesar